Hace varios años que no escuchábamos nada de nuestro buen amigo Bomberman, y es que después de que Konami comprara todas las licencias de Hudson Soft el 2012, no hubo mucho movimiento con la franquicia después de Bomberman Live: Battlefest, lanzado el 2010 para Xbox 360. Pero el lanzamiento de una nueva consola siempre es un buen momento para experimentar o traer de vuelta a un viejo amigo, y eso es justamente lo que intenta hacer Konami con Super Bomberman R para Nintendo Switch.

¡Mira el review completo después del salto!

 

Super Bomberman R fue desarrollado por ex miembros de Hudson Soft dentro de Konami, y Hexadrive, como uno de los juegos de lanzamiento de Nintendo Switch, y viene a celebrar el aniversario número 33 de la franquicia, y siendo este, el primer nuevo juego en siete años, inmediatamente recibió bastante atención. Es más, ya es el mejor lanzamiento que ha tenido la franquicia en casi 20 años, y por lo mismo, Konami no solo lanzó el juego y lo dejó morir, como ha ocurrido en otras ocasiones, si no que ya hizo anuncio de DLC gratuito y ha estado lanzando parches para mejorar la jugabilidad y la experiencia de juego. ¿Por qué destaco este punto? Porque en mi experiencia, haber jugado SBR el día uno, se siente en partes bastante diferente a lo que es jugar SBR hoy a un poco más de un mes de su lanzamiento.

 

El juego se divide fundamentalmente en dos mitades: el modo historia y el modo Multiplayer.

Modo Historia

 

El modo historia es bastante simple, y se luce principalmente por las ilustraciones estilo Puyo Puyo que tiene durante las cutscenes. Esta cuenta como los 8 hermanos Bomberman, que a diferencia de los juegos anteriores cuentan con una personalidad muy marcada y definida, se embarcan a salvar el universo de la armada Robot, liderada por el ya clásico villano Buggler, quien resucita a viejos enemigos de la franquicia sacados “literalmente” del basurero (haciendo una especie de paralelo a los años en que no hemos visto un nuevo juego), para buscar venganza sobre White Bomberman y sus hermanos.

Son 50 etapas con jefes incluidos cada vez que se termina uno de los 5 mundos, y la verdad me sorprendió lo desafiante que se podía poner, en especial ya que cada vez que hay Game Over, uno puede continuar desde el punto en que está si gasta dinero del juego, pero si este llega a 0 o no continuas, hay que partir el mundo desde el principio. Afortunadamente se pueden jugar en modo cooperativo entre 2 personas, y gracias a que la Switch viene con 2 joycons, se puede hacer sin la necesidad de tener algún control extra.

Esta vez el juego no se trata solo de derrotar a todos los enemigos, o esquivar los diversos obstáculos de cada etapa, sino que también hay pequeños objetivos que hay que cumplir para poder avanzar, ya sea, activar todos los switches o ya simplemente derrotar a todos los enemigos del tablero.

A diferencia de todos los Bomberman tradicionales, el tablero o mapa de cada etapa esta con cámara en perspectiva, una decisión bastante extraña, pero que se puede entender en parte cuando uno va avanzando a lo largo de la etapa misma. Eso sí, claramente no es del gusto de todos y Konami parece haber escuchado, ya que a partir de la v.1.3 del juego, la cámara es ajustable en tres ángulos manteniendo presionado el botón R o L, o simplemente en el menú de opciones antes de empezar la partida.

Multiplayer

Como todo buen Bomberman, es en el multiplayer donde está la acción, y como mencione antes, debido a que el Nintendo Switch viene con dos controles directo desde la caja, no hay necesidad de comprar otro control ni nada por el estilo para poder disfrutarlo localmente, por lo que inmediatamente se puede disfrutar de un duelo rápido entre dos en modo sobremesa o conectado a una tele. O si lo que se quiere es el caos puro y clásico de la saga, el juego tiene multi de hasta 8 jugadores, tanto en local, en LAN u online.

El juego cuenta con 8 etapas desde el principio, y más para desbloquear a través de la tienda con las monedas que son ganadas en el modo historia o con las mismas batallas multiplayer. Lamentablemente no hay animales acompañantes ni nada por el estilo, lo que le resta bastante al juego en general, pero el modo multiplayer es Bomberman clásico, donde cada jugador se ubica en una esquina del tablero hasta que solo quede uno con vida, y como es de esperar, se puede modificar la aparición de ítems, el tiempo, la cantidad de vidas, la aparición de calaveras, los cohetes para cuando un jugador que pierde pueda seguir tirando bombas desde el exterior de la plataforma, así como también habilitar el poder jugar con las habilidades únicas que tiene cada uno de los personajes desbloqueables.

Visual

El juego fue hecho en Unity, por lo que bastante gente, debido como ha funcionado este motor con otros juegos, esperaba que no corriera perfectamente en una consola, es más, antes de la actualización 1.3, el juego corría a 30 fps, que, si bien son constantes, distan mucho del ideal para un juego multiplayer frenético como este. Hace que se sienta un poco más lento y dinámico de lo que debería ser. Afortunadamente el juego ahora corre a 60 o muy cercano a 60 fps, tanto en el modo Historia (donde pareciera no ser tan fluido) como en el multiplayer.

No puedo dejar de estar desilusionado de que los modelos de los personajes no sean visualmente más similares al arte del juego. Todas las ilustraciones del modo historia, las cinemáticas, y el retrato de los hermanos Bomberman y los villanos, refleja mucha personalidad, con un estilo visual, como mencioné antes, muy al estilo de Puyo Puyo, con trazos gruesos y colores brillantes. Sin embargo, los modelos son muy estándar poligonal y las animaciones, si bien no están mal (cosa de ver que cada Bomber tiene un estilo y personalidad muy marcado), no son lo que uno esperaría. Se siente quizás un poco la prisa por sacar el producto al mercado, y un ejemplo de esto creo yo, es la animación de muerte de los enemigos: una vez que le llega la explosión, BAM!, impacto y luego desaparece. No hay transición ni nada, solo deja de estar. Bueno, al menos la iluminación del juego es bonita.

Super Bomberman R no es un mal juego, es más, cumple bastante bien con el hecho de entretener. El mayor problema que tiene el juego a mi gusto, es que ha habido mejores Bombermans en el pasado, en especial en el aspecto multiplayer, y si llegas esperando en este juego una gran variedad de ítems, acompañantes o cosas como fue con, por ejemplo, Super Bomberman 5, o, mejor dicho, si llegas esperando Super Bomberman 6, quizás no disfrutarías del todo esta entrada. Sin embargo, si estás dispuesto a pagar el relativamente alto precio que tiene, o si deseas un juego multiplayer para intercalar mientras juegas Zelda, la experiencia de jugar un nuevo juego de la franquicia clásica de Hudson está ahí intacta: Es entretenido. Es rápido (ahora). Es puro y clásico Bomberman con una pizca bastante atractiva de estilo, y eso en si ya es bueno, y si sumamos los parches, actualizaciones y todo lo que se viene de parte de Konami, parece ser que no todo está dicho de la nueva aventura de nuestro viejo amigo.

NOTA:
Literalmente mientras estaba por publicar este review, Konami lanzó el nuevo parche, que actualiza a la versión 1.3. Este parche arregla el framerate, subiéndolo a 60fps (aparentemente constantes), mejora los controles, añade 4 nuevas etapas al modo multiplayer y mejora la experiencia del modo historia, permitiendo el cambio de ángulo de cámara apretando R o L. El Review sufrió un par de alteraciones de última hora para acomodarse a la nueva realidad del juego.

Comentarios

1 Comentario

  1. Qué bueno que lo hayan arreglado, también tuve la oportunidad de jugarlo casi desde el día uno y en el modo Dock además de los fps tenía un problema de V-sync heavy, espero lo hayan arreglado también

Dejar respuesta